Recursos
logo-6
Joan Gamper, 22 Pl.B 2 Tel. 934306479 Fax 933631695 08014 Barcelona
images/imatgesnoves/presentacio/rotacion-sup/FHPORTADA.jpg

Homeopatía para los bebés


La terapéutica homeopática se ha convertido en una herramienta extraordinaria para tratar dolencias y molestias frecuentes en nuestros niños y bebés.

Muchas madres y padres sufren incluso más que sus propios hijos al verles padecer y sufrir por sus molestias y padecimientos; esto, hace que no puedan dormir, que estén en constante ansiedad por la preocupación de la salud sus propios hijos.

Muchos de estos padres desconocen la homeopatía, porque la ciencia médica dice que es placebo, que no es útil, que no tiene ninguna utilidad; estos padres deberían saber que la homeopatía existe desde hace 250 años. Sinceramente,  no creo que tantos padres estén utilizando la homeopatía, si esta curase solo por fe.

Como muchos ya saben, la homeopatía busca el remedio con mayor afinidad al padecer del individuo, lo que denominamos individualidad medicamentosa; en este caso, del bebé.

He incluido en este artículo aquellos malestares más frecuentes del bebé, con los remedios que nos han sido más útiles después de años de práctica. Como decimos en la escuela, ¿qué pierden los padres en probar la homeopatía, si no tiene efectos secundarios y resuelve las molestias de manera, rápida y efectiva?.

Les expongo los remedios para las afecciones más frecuentes del bebé. Como son:

-         Los cólicos del lactante

-         La diarrea del bebé

-         El estreñimiento del bebé

-         Los vómitos del lactante


Les recomiendo que utilicen la dinamización 9ch en general en todos los remedios como potencia estándar, y prescribir de 2 a 3 veces de tomas día.


CÓLICOS DEL BEBÉ

CHAMOMILLA: Este medicamento popular ha permitido a muchos padres conocer la homeopatía y sus beneficios. Se utiliza cuando el bebé llora muy a menudo y no puede ser consolado. Son bebés inquietos, parecen enojados, y arquean la espalda como buscando una posición más cómoda. Las heces son verdes y ofensivas.

PULSATILLA: El bebé tiene hipo enseguida después de comer y se escuchan ruidos en el ombligo. La piel tiene una apariencia rojiza con pequeñas venas visibles en la cara. Los niños que precisan Pulsatilla, por lo general, no tienen sed, desean estar todo en tiempo en brazos.

NUX VOMICA: El bebé que necesita este medicamento está estreñido con frecuencia. Necesita hacer fuerza para mover el intestino, incluso con heces blandas. Desean estar abrigados, y se enojan cuando uno trata de ayudarlos. Pueden tener congestión nasal. Suelen ser bastante irritables. Suelen ser los cólicos del cambio de leche materna a artificial.

LYCOPODIUM: Bebé con aspecto de ansiedad, con la frente arrugada y expresión de preocupación. Sufren de gases contenidos, y empeoran hacia la tarde, sobre las 16h y hasta las 20h. Se alivian con compresas tibias o sosteniendo un recipiente con agua tibia sobre el ombligo. La eliminación de gases siempre les alivia. Pueden presentar grietas detrás de las orejas y un comienzo de eccema. Tiene muy mal despertar.

COLOCYNTHIS: El síntoma más notorio es que el bebé se alivia cuando se aplica presión firme sobre el abdomen, los padres dicen que deben levantar al bebé y cargarlo sobre sus hombros presionando sobre el abdomen para aliviar el dolor y el llanto. Doblándose en dos, mejora el dolor. Muy irritable durante el dolor.

MAGNESIA PHOSPHORICA: El cólico del bebé se alivia cuando levanta las rodillas a la altura del tórax, lo que parece aliviar la hinchazón y los gases; se calman también cuando logran eructar. Muy sensibles a las corrientes de aire.

IGNATIA AMARA: Cuando se trata de un bebé con cólicos por emociones, en especial si la madre ha sufrido una pena, como la pérdida de otro bebé en el pasado o la pérdida de su madre o su esposo durante el embarazo. Estos eventos emocionales en la vida de la madre, pueden influir sobre el bebé, en su vida intrauterina.

AETHUSA CYNAPIUM: Cólicos en bebés que presentan una total intolerancia a la leche, que vomitan en chorro, con brusco esfuerzo, a veces líquida o en grandes coágulos ácidos, amarillentos o verdosos, quedando sudado y somnoliento, como debilitado. A menudo, se acompañan de diarrea verdosa.

CINA MARITIMA: Cólicos en bebés con el vientre abultado y duro, con ombligo muy sensible al tacto; con gran irritabilidad, gritos, intolerancia a que lo toquen o acaricien; llora si lo llevan en brazos; se frota la nariz continuamente o la frota en la almohada o en el hombro de sus padres. Puede estar en relación con una oxiuriasis.

SENNA: Muy útil en cólicos del bebé, cuando el niño parece estar repleto de gases, con acumulación de flatulencia en distintas partes del vientre y con dificultad para expulsar flatos; con llanto, inquietud e insomnio.

 


LAS DIARREAS DEL BEBE

AETHUSA CYNAPIUM: Diarrea verdosa, acuosa con tenesmo violento antes o después de defecar, seguida de sueño. Hay una total intolerancia a la leche en el bebé, que la vomita con brusco y violento esfuerzo, en chorro, líquida, cuando a acaba de ingerir o, si es después de un rato, en grandes coágulos amarillos o verdosos, ácidos, quedando sudado, muy debilitado y somnoliento.

ARSENICUM ALBUM: Diarrea sobre todo nocturna; por beber líquidos fríos, con heces de olor pútrido o a huevos podridos, pequeñas, oscuras como jugo de ciruelas, líquidas; o sanguinolentas y excoriantes; con gran inquietud y seguido de gran postración. Tiene vómitos y diarreas simultáneamente, provocados por la más mínima ingestión de alimentos o bebidas. Ano rojo, excoriado.

CHAMOMILLA: Diarrea en bebés, especialmente en la dentición, por ira o por tomar frío; peor de noche. Las heces son como espinacas o huevos revueltos, verdes, frecuentes, mucosas o acuosas, corrosivas, con olor a huevos podridos. El bebé tiene cólicos, se dobla, grita y está mejor en brazos o si lo pasean o balancean. Está caprichoso, y su irritabilidad es insoportable. Frecuentes sudores ácidos y calientes en la cabeza, y un lado de la cara está pálido y el otro rojo.

CROTON TIGLINUM: Diarrea infantil con excesivas náuseas y heces predominantemente verdosas o amarillentas, acuosas, fétidas, expulsadas con fuerza, en un solo chorro, como un disparo, como de una canilla, con muchos flatos, tenesmo y, a veces, vómitos; que aparece especialmente en verano, y que se produce o agrava por tomar el pecho, por beber o comer y por cualquier movimiento; precedida de cólicos, y seguida de gran postración.

MAGNESIA CARBONICA: Diarrea precedida de cólicos muy dolorosos que lo obligan a doblarse en dos, con ruidos y gorgoteo en el vientre, con heces ácidas, acuosas, verdosas, espumosas, como espuma en un charco de ranas; con trozos blancos como de sebo flotando en las heces, o como leche (la leche pasa indigerida); con tenesmo. Hay un olor ácido en todo el cuerpo del bebé, que es nervioso, irritable.

MERCURIUS SOLUBILIS: Diarrea sobre todo en Primavera y Otoño (días calurosos con noches frías), con heces acuosas o mucosas, sanguinolentas (cuanto más sangre más indicado) o verdosas, peor de noche, con violento tenesmo durante y después de la evacuación; seguidas de escalofríos y debilidad. Con olor fétido en el cuerpo, sudores nocturnos copiosos y fétidos que no mejoran su estado, sialorrea, sed intensa y lengua amarillenta con las impresiones dentarias (si hay dientes); a veces moja la almohada con la saliva durmiendo.

PODOPHYLLUM: Diarrea del bebé, sobre todo durante la dentición, después de  comer o mientras lo bañan o lavan, más en Verano: como agua sucia que atraviesa los pañales, con náuseas. La diarrea es especialmente de mañana temprano y antes de mediodía, precedida de dolores y borborigmos; las heces son muy abundantes, fétidas, acuosas, amarillentas y expulsadas en chorro, seguidas de tenesmo y en una extrema debilidad, a menudo con prolapso rectal. El bebé presiona las encías una contra la otra.

RHEUM: Diarrea ácida especialmente en la dentición; heces de olor ácido intenso, marrones, pastosas; el niño grita cada vez que va a mover el vientre tiene cólicos que mejoran doblándose, con deseos ineficaces. El niño es impaciente, gritón llorón y agitado, más de noche, con sudores fríos en la cara, y tiene olor ácido en todo el cuerpo, aún después de bañarlo o lavarlo.  Sudores copiosos en la cabeza, siempre tiene el pelo húmedo.



ESTEÑIMIENTO DEL BEBÉ

ALUMINIA: Estreñimiento de los más obstinado. El bebé no puede expeler las heces, que son secas, duras y grandes, o pequeñas como excremento de ovejas, o como canicas. No hay deseo de evacuar durante días, hay una total inactividad del recto.

BRYONIA ALBA: El bebé tiene que hacer un gran esfuerzo, aún para pasar heces blandes, pero por lo general, son heces grandes, secas y nudosas.  El bebé se queja al evacuar, tiene dolor, puede provocar grietas en ano. Es muy útil en niños alimentados con leche artificial, con inactividad del recto.

CALCAREA CARBONICA: Heces grandes y duras. Niños que siempre tienen hambre. Suelen ser bebés miedosos, obesos, muy cariñosos, muy testarudos. Las heces suelen ser de color claro, como yeso.

CAUSTICUM: Heces como recubiertas de moco. Al evacuar, al bebé se le pone la cara roja, puede tener espasmos al evacuar. Las heces pueden provocar fisuras anales. Suelen ser niños miedosos especialmente a los perros, muy sensibles, que necesitan dormir con la mamá, y con gran necesidad de contacto. Pueden presentarse verrugas pequeñas en los dedos de las manos.

PLUMBUM METALLICUM: De los estreñimientos más crónicos.  Las heces son duras, como terrones de tierra, oscuras como café o tipo heces de oveja. Grita al defecar, hay como parálisis rectal, se percibe en el bebé una retracción en el abdomen al evacuar o por dolor. Suelen padecer de problemas de piel.

SILICEA TERRA: Bebés con mala asimilación de los alimentos, suelen ser niños delgados tímidos, raquíticos. Heces grandes y extremadamente duras, el niño hace fuerza, pero las heces retroceden aun habiendo salido parcialmente. Se necesita ayuda mecánica para evacuar. Sufre el niño de fisuras, y posibles hemorroides.

SULPHUR: Estreñimiento con sensación de incomodidad en el recto, las heces son duras, nudosas y el niño tiene miedo de defecar por el dolor. Suele tener el bebé rojez alrededor del ano. Bebés muy independientes les gusta jugar solos, y no les agrada el baño.



VÓMITOS DEL LACTANTE

ACONITUM NAPELUS: Vómitos por sustos, miedos o por exposición a frio. El vómito suele ser bilioso, amargo y rehúsa comer por esa sensación desagradable. El bebé está inquieto, nervioso, lleno de miedos. Mucha sed que acompaña a los vómitos.

AETHUSA CYNAPIUM: El remedio más usado para vómito del lactante. Marcada intolerancia a la leche materna, vomita cuajos grandes de leche. El vómito es seguido de postración  somnolencia, el bebe está ansioso, inquieto y tiene expresión de agonía en la cara.

ANTIMONIUM CRUDUM: Vomita cuajos de leche inmediatamente después de haber mamado. Hay una completa pérdida de apetito. Muchas náuseas y deseos de vomitar. Suele tener la lengua cargada, gruesa con saburra blanca. Suelen ser niños irritables, no quieren ser vistos, ni tocados. Los vómitos suelen ser constantes.

ARSENICUM ALBUM: Vomita todo lo que come, se acompaña de agotamiento, deseo de bebidas frías y comida fría, que son vomitadas. El calor, tapar al bebé, le mejora. Gran remedio de intoxicaciones alimenticias, tras haber consumido comida en mal estado. El niño está inquieto y cambia constantemente de lugar. Un profuso vómito provoca gran postración.

BISMUTHUM: El agua es vomitada tan pronto llega al estómago. Se acompaña de arcadas y dolor de estómago. El bebé vomita todos los líquidos, pero puede retener alimentos sólidos. Puede haber nauseas, eructos y postración. Niño pálido, friolento, con gran deseo de compañía.

BRYONIA ALBA: Bebé muy irritable, colérico. Hay vómitos de bilis y agua biliosa, labios secos, mucha sed. Vómitos debidos a desarreglos gástricos o por haberse enfriado, por haber tomado bebidas frías estando acalorado. Las nauseas y los vómitos se agravan por el movimiento, prefiere estar quieto y acostado.

COCCULUS INDICUS: Nauseas y vómitos por ir en vehículos, se puede acompañar de mareos, vértigos y desmayo. Llamamos a este remedio la “Biodramina homeopática”.

COLCHICUM: El olor de la comida le provoca nauseas, vómito. Hay mucha sed y sensación de frío en el estómago. El niño ansía muchas cosas pero las rehúsa en cuanto las huele y le llega el vómito y las nauseas. Bebés con mucha salivación.

IPECACUNAHA: Hay una nausea constante y vómitos con cara pálida, vomita comida y bilis. La nausea se acompaña de salivación abundante. Niños que se sobrepasan en comidas indigestas, pasteles, galletas, helados. Luego habrá pérdida de apetito y disgusto por la comida. Frialdad en las extremidades, cara hipocrática, nauseas continuas.

IRIS VERSICOLOR: Vómitos de líquidos ácidos y bilis. Los vómitos son de moco gruesoque cuelga de la boca, suelen ser periódicos. Es tan ácido el vómito, que arde la garganta y la boca del pequeño.

NUX VOMICA: Nauseas y vómitos con arcadas, deseo constante de vomitar. Las nauseas suelen ser por la mañana, vómitos inmediatamente después de comer, los vómitos suelen ser verdes y amargos. Suele ser un niño irritable y con sensación de malestar continuo.

PHOSPHORUS: Vómitos de agua tan pronto se calienta en el estómago. El niño desea agua fría pero la vomita enseguida. Los vómitos son como poso de café. Suele regurgitar los alimentos, y notarlos agrios. Suelen ser niños delgados, miedosos, con muchos problemas bronquiales.

PULSATILLA: Vómitos por comer helados, frutas, pasteles y alimentos grasos. Los vómitos se presentan tarde. Son niños que no suelen tener nunca sed, los vómitos suelen ser ácidos, que se acompañan de mal aliento en la boca, peor por la noche. Son niños tímidos, ariscos, sensibles a la rudeza.

VERATRUM ALBUM: Vómitos violentos con nauseas que se agravan al beber y al menor movimiento. Vómitos que se acompañan de sudor frío en la frente, gran salivación y sed de agua fría, que es vomitada cuando es bebida. Ansía cosa frías, fruta jugosa, hielo, sal. Cara azulada y fría, con frialdad de hielo en la punta de la nariz.


JOAN GASPARIN

DIRECTOR DEL INSTITUT HOMEOPÀTIC DE CATALUNYA

 

Lista Videos